Un momento por favor...

OBI BAR - PALERMO


 

 
Con más de seis años de trayectoria, Obi Bar de Lucio Farías, conocido como Qk, se reinventa y renueva dentro de la cultura milenaria japonesa, ofreciendo recetas casi ancestrales, con una idónea pincelada de talento propio.

Anteriormente habíamos contado de su cálido espacio en Palermo, ideal para transportarse por un momento hacia otros sabores. La ornamentación que acompaña el concepto y el clima distendido que nos ofrece Obi Bar, nos embelesa por un instante de la cotidianidad, para solo disfrutar.

Volvimos para conocer el nuevo menú, ya nos habían comentado lo prometedor que sonaban algunos platos. Una nueva excusa para volver, disfrutar de la cocina de Qk y remarcar la idea que ya tenemos de este espacio, que con firmeza marca el territorio dentro de la comida oriental, refrescándose año tras año, sin perder la esencia.

Para iniciar el ritual de sabores, comenzamos con un dip relajado de papas caseras en forma de rejita, una salsa japonesa, anaranjada, a base de picante, el cual va aumentando progresivamente en la boca, y unas livianas galletas de arroz.

 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 

Para acompañar la velada degustamos un vino “Cinco Tierras”, en el cual se destaca un mix de frutos rojos, un equilibrio de aromas y sabores, con una expresión varietal y un tilde de roble, afable al paladar. El primer plato con el que nos deleitamos fue Tori Kare Age, pollo empanado fresco y esponjoso, frito, acompañado con una salsa ponzu, oscura, con un destacable sabor a verduras y un dejo de sabor ahumado, gracias al aceite de sésamo, el cual realza el pollo en un sabor exótico y delicioso.

Como segundo plato y para dejarnos con la boca abierta y con todos nuestros sentidos extasiados, Okonomiyaki, un estilo de tortilla frita de verduras mixtas, en finas laminas, acompañadas por trozos de hongos para reforzar las mixturas en boca, unas sorprendentes virutas finas de Katsuobushi (robalo seco). Éstas virutas, al ser ultra finas y secas arriba de un colchón caliente de verduras se contraen paulatinamente, creando un movimiento constante, llamativo y pintoresco.

 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 
Crítica Gourmet : OBI BAR - PALERMO -
 

Como en toda mesa tradicional de larga historia, hay clásicos de clásicos, en este caso, Cerdo Tonkatsu, milanesa en un empanado de mucha presencia, casi crocante, con una pincelada de salsa perrins, como potenciador de sabor, dejando una estela ahumada en el paladar. Una ensalada sencilla de zanahora y tomates cherrys, para reforzar el protagonismo del arroz de jazmín, que se presenta con una lluvia de verdeo, aromático, con un sabor leve a nuez y esponjoso, completando la estructura del plato, que juega con todos los colores y texturas, desde lo clásico a lo innovador para los comensales, como el arroz de jazmín.

Infaltable en cada visita, Yaki Udon, un plato noble. Quizás, a la vista, no sea el mas trasgresor, sin embargo aporta ingredientes conocidos, fusionados delicadamente y pensados para provocar una celebración en el paladar. Los fideos estilo wok, el crocante de panceta, cherrys cosidos, portobellos, y trocitos de pollo, lo definen como un tradicional plato Japonés.

Para cerrar la velada, como siempre, al mismo nivel que al principio en cuanto a oferta de calidad y singularidad, degustamos un Pavlova de Frutillas, con un perfume y sabor leve de cítricos, que se completa por la textura del merengue, la crema con frutillas maceradas y los arándanos, siendo un postre delicado pero con mucho porte.
Elegimos antes y re elegimos ahora Obi bar, simplemente por tener la habilidad de saber llevar una base milenaria y oriental con una simpleza distinguida y sofisticada.

Datos útiles:

Dirección :  Av. Santa Fe 5259 - Palermo

Teléfono :   (011) 4777-8279

E-Mail :   obibar@gmail.com

Link Relacionado:     Crítica Anterior.